Municipio Ranchuelo

Municipio Ranchuelo.El municipio de Ranchuelo está ubicado en el centro sur de la provincia de Villa Clara, y lo constituyen cuatro poblados: Jicotea, La Esperanza, San Juan de los Yeras y Ranchuelo, que es la cabecera municipal.

Ranchuelo ha basado su economía en las industrias azucarera y tabacalera. Tiene además varios establecimientos de la industria ligera, produce renglones agrícolas y pecuarios y posee uno de los principales yacimientos de zeolita que se encuentran en explotación.

Esta tierra, cuna de Gerardo Castellanos Lleonart, el amigo de Martí; Juan Marinello, comunista ejemplar y de uno de nuestros intelectuales de vanguardia, y de Samuel Feijóo, escritor, pintor y destacado estudioso de la cultura popular, tiene una rica historia.

La fundación de sus poblados constituyó un proceso que se inició en el siglo XVII con la mercedación o reparto de tierras de los hatos Escambray y Antón Díaz, así como de tierras realengas, y llega hasta la conformación de los asentamientos en el siglo XVIII y pueblos en el siglo XIX. La Esperanza es el primero, ya que se funda en 1809, le sigue San Juan de los Yeras en 1922, Ranchuelo en 1856 y Jicotea en 1870.

Este territorio se convirtió en el siglo XIX en un emporio azucarero, por cuanto tenía 52 ingenios y trapiches, y una gran cantidad de esclavos. Un factor que contribuyó a su desarrollo fue contar con una posición geográfica privilegiada en el camino de Oriente a Occidente, y por el establecimiento de la comunicación ferroviaria con La Habana, Cárdenas, Sagua y Cienfuegos.

Los patriotas de Ranchuelo estuvieron presentes en la lucha por la independencia desde los primeros momentos. Cuando se produjo el levantamiento villaclareño en febrero de 1869 en el Cafetal González, allí estaban Florentino Jiménez y Gerardo Castellanos. Este último asistió a la Asamblea de Guáimaro, junto a Arcadio García y Tranquilino Valdés, asentados en este territorio.

Durante la Guerra Chiquita, en tierras ranchueleras estuvo la tropa de Emilio Núñez y en 1983 un grupo de residentes en esta zona participó en el alzamiento de Cruces-Lajas-Ranchuelo, dirigido por Federico Zayas e Higinio Esquerra. Fue significativo el aporte de Leonardo Castellanos a la preparación de la guerra de 1895, al recibir orientaciones de José Martí para coordinar acciones en Cuba, sobre todo en Las Villas, labor que realizó con éxito.

Durante esta gesta se desarrollaron en Ranchuelo múltiples acciones, como sabotajes a la línea del ferrocarril y a los centrales azucareros, quema de caña, asalto a convoyes, combates y toma de poblados. Muchos ranchueleros participaron en la guerra y no pocos continuaron en la invasión con Gómez y Maceo hasta Occidente.

Patriotas de la zona como el teniente coronel Carlos Aguiar, y los capitanes Arturo Alfonso y Leonardo Fuentes tuvieron una importante participación en esa gesta liberadora. La labor de la mujer estuvo presente en la persona de Angela González Abreu.

Con la frustración republicana los ranchueleros continuaron la lucha por cambiar la situación imperante. El movimiento obrero alcanzó gran desarrollo desde los primeros años del siglo XX. Una representación de los azucareros participó en el Congreso Obrero celebrado en Cruces en 1914, donde se hicieron pronunciamientos por la eliminación del capitalismo.

Los ranchueleros estuvieron presentes en la lucha contra la tiranía machadista y los gobiernos vendidos de la República Neocolonial. Contra Machado se produjeron alzamientos en Ranchuelo y Esperanza. Los azucareros y tabacaleros desarrollaron fuertes movimientos huelguísticos dirigidos por su vanguardia: el Partido Comunista. Especial connotación tuvo el movimiento obrero de la fábrica de cigarros, que apoyó la lucha de otros sectores. En este etapa se destaca el dirigente obrero Faustino Calcines, líder los obreros tabacaleros y de la Federación de Trabajadores de Las Villas. También Juan Marinello, vinculado a las luchas sociales y políticas desde la década del veinte.

En el municipio ranchuelero hubo una importante oposición al gobierno tiránico de Fulgencio Batista. Un numeroso grupo de sus hijos se integró a las acciones clandestinas y a la lucha armada en las montañas villareñas. La huelga del 9 de abril costó la vida a los combatientes revolucionarios Diuvaldo Núñez, Víctor Avello y Alberto Villafaña. En la capital del país fueron detenidos y asesinados Ifraín Alfonso Liriano y Ramiro Lavandero Cruz.

Con el triunfo del 21 de enero de 1959 los habitantes del territorio se dedicaron al trabajo incesante para su desarrollo. Surgieron nuevos centros de estudio, productivos, de servicios y los ranchueleros se insertaron al quehacer nacional y participaron en hechos
Importantes como la Alfabetización, en la que San Juan de los Yeras, entonces municipio, se ubicó entre los primeros en liquidar el analfabetismo: campas de vacunación y desarrollo del sector de la salud; participación en la lucha contra bandidos; en Girón, donde cayó el espranceño Angel Orlando Hernández: tareas internacionalistas militares en las que cayeron varios hijos de este municipio, colaboración civil y otras múltiples acciones a favor del progreso del territorio y del país.

Las agresiones del imperialismo costaron la vida a varios hijos de este pueblo, entre ellos Antonio Tristá Alvarez (Ñico), asesinado por los bandidos, Juan Bautista Contreras, muerto en lucha contra piratas y el piloto y copiloto del avión destruido en pleno vuelo en Barbados, Wilfredo Pérez y Angel Tomás Rodríguez.

Hoy Ranchuelo puede mostrar, como todo el país, los logros de la Revolución, en un territorio donde su pueblo trabaja, estudia y defiende su obra.

1 comentario

  1. Gracias por visitar y comentar en mi blog, veo que UD. tiene uno con variados temas y es de Ranchuelo, yo soy de Calabazar De Sagua, ahora municipio de Encrucijada aunque hace 40 años esido acá.

    Nuestros pueblos no están olvidados, pero si muy abandonados, da grima verlos, tengo la esperanza de que eso cambie y la prosperidad llegue a los desheredados de la fortuna.

    Salud y suerte.

    CubaEstrellaQueIlumina

    CubaSigueLaMarcha

Deja un comentario

Your email address will not be published.